compartir conocimiento
10 formas originales de ahorrar energía

Hoy en día parece difícil hacer lo que sea sin contribuir a la huella ecológica.
"Dependemos" cada vez más de dispositivos electrónicos y de estar en línea en todo momento, por no hablar de las necesidades más básicas como utilizar transportes a motor, encender la luz o tener un frigorífico en casa.
Por todos esos motivos, se vuelve cada vez más importante pensar en formas de ahorrar energía que no comprometan nuestro estilo de vida pero que sean eficaces.
Le dejamos algunas sugerencias que puede tratar de poner en práctica solo o en familia, para el bien del planeta y por el futuro de todos.
 

10 sugerencias

1. Desconecte a los niños de la red

Cree una regla para sus hijos y haga de ella un juego, como el "Tres días por semana sin pantallas".
Por ejemplo, los lunes, miércoles y viernes, los niños deben prescindir por completo de la televisión, las consolas o las tabletas.
De esa manera, no solo ayudarán al medio ambiente y al ahorro en la factura de la luz, sino que también contribuirán al descubrimiento de otros hábitos y pasiones, como la lectura, los juegos de mesa o las simples conversaciones en familia.

2. Utilice a su mascota como bolsa de agua caliente

Es sin duda una forma poco convencional de ahorrar energía, pero ayuda.
En invierno, en lugar de calentar agua para la bolsa de agua caliente o utilizar las mantas eléctricas, póngase a su mascota en el cuello.
La temperatura corporal de un perro está entre los 38 y los 39 ºC y, en términos de energía liberada, un perro de 10 kg emite por lo menos 69 BTU solo por estar presente.
Si tenemos en cuenta que un calentador pequeño emite alrededor de 7000 BTU/h, "solo necesita" reunir 102 perros en su sala para obtener el mismo efecto.

3. Deje descansar a las tomas de corriente

Los temporizadores para las tomas de corriente son pequeños dispositivos, automáticos y baratos, que se conectan a las tomas de corriente y permiten definir las horas a las que están conectadas y desconectadas de la corriente.
Puede instalar temporizadores en tomas de corriente de equipos que sabe que van a estar apagados durante muchas horas para que no queden en estado de espera.
Por ejemplo, programe el temporizador de la toma de corriente del televisor y el decodificador para que se apaguen entre la una y las ocho de la mañana.

4. Haga amigos en su barrio: apueste por el comercio local

Si es de aquellas personas que van a tres hipermercados diferentes porque las patatas son más baratas en uno, el mejor pan se vende en el otro, pero la carnicería del tercero es que es... olvídelo.
Los combustibles fósiles siguen siendo los menos amigables para la naturaleza y, a menos que conduzca un coche eléctrico, se deben evitar ya que son poco eficientes en las distancias recorridas en coche.
Opte por elegir los días en que va a estar en la zona de los hipermercados para hacer esas compras o, aún mejor, busque las tiendas de comestibles del barrio.
Siempre que haga compras en tiendas a las que pueda ir a pie o en bicicleta, contribuirá con la salud del planeta.

5. Encandile a los mirones: ponga espejos junto a las ventanas

Colocar estratégicamente un espejo grande cerca de una ventana permitirá aprovechar la luz natural de manera mucho más eficaz.
Coloque el espejo de manera que la luz del sol incida sobre él y se refleje por el resto de la habitación.
De esa manera, conseguirá mantener el espacio iluminado hasta que el sol se ponga completamente, sin tener que encender las lámparas.
En el verano, el sol solo se pone alrededor de las nueve de la noche, por lo que los beneficios energéticos de este simple truco pueden incluso ser significativos.
Además, con el sol incidiendo en la posición correcta, se garantiza que alejará las miradas de los vecinos más curiosos.

6. Inunde su congelador

Llénelo con botellas de agua, claro... puede parecer extraño, pero al tener siempre el congelador lleno, evita que el calor entre y ocupe los espacios vacíos cuando abre la puerta.
Por lo tanto, siempre que no tenga suficiente comida para llenarlo, llénelo con botellas o jarras de agua.
De esa manera, aumentará la eficiencia del equipo, al impedir que tenga que gastar energía adicional para compensar el calor que entra cada vez que abre la puerta.

 

7. Hágase la diva: no lave la vajilla a mano

Si busca una excusa para no lavar los platos y las ollas a mano nunca más, la encontrará aquí.
Está comprobado a través de estudios con consumidores que lavar la vajilla manualmente o incluso pasarla por agua antes de ponerla en la máquina, es un desperdicio abismal de agua y de energía necesaria para calentarla.
Por lo tanto, elimine los restos de comida (utilice una hoja de periódico de ser necesario) y ponga la vajilla directamente en la máquina.
Enciéndala solo cuando esté completamente llena.

8. Vaya a aclarar las ideas: extienda la ropa al sol

Este hábito, tan común en Europa y tan amigable con el medio ambiente, en los Estados Unidos es la manera menos popular de ahorrar energía.
La mayoría de los estadounidenses prefieren utilizar la secadora, pero las consecuencias son muy negativas: no solo por la factura de la luz (y por el ambiente), sino por el desgaste más rápido de la ropa, lo que implica su sustitución más frecuente.
Por eso, opte por la manera europea, aproveche esta fuente de energía limpia e inagotable que es el sol para secar la ropa.

9. Muestre quién manda en la cocina: haga del horno un aliado

Hay varias maneras de hacer de su horno un aliado contra el desperdicio.
Evite el precalentamiento siempre que sea posible y solo utilice el horno para cocinar cantidades que lo justifiquen. Elija el microondas o el minihorno para platos más pequeños.
Apáguelo siete minutos antes de terminar la cocción, ya que el calor generado se mantiene durante ese período.
Además, al utilizarlo en invierno, favorecerá las temperaturas más cálidas dentro de la casa sin recurrir a equipos de climatización.
¿Asado listo?
Apague el horno y deje la puerta abierta para calentar la cocina.

 

10. Libere al Inspector Gadget que tiene dentro: invierta en domótica
 

Poner los equipos de su casa a funcionar a distancia o de manera automática parece algo del futuro, pero ya existen varias soluciones que le pueden ayudar.
Por ejemplo, EDP cuenta con EDP re:dy, una aplicación que ofrece una visión general de los equipos que tiene en casa.
Permite controlarlos dondequiera que esté, además de registrar los consumos de cada uno y también hacer predicciones del valor que tendrá su próxima factura, para que pueda evaluar el ahorro en tiempo real.
Esta solución se encuentra disponible en Portugal y en España.