compartir conocimiento
Entrevista a Sebastian Groh, CEO de la SOL Share

SOL share fue considerada una de las startups más innovadoras de todo el planeta. La empresa, con sede en Bangladesh, ganó este año la competencia internacional Free Electrons y fue objeto de una inversión de 500.000 dólares por parte de EDP Ventures. En esta entrevista, Sebastian Groh explica por qué su trabajo se enfocó en la energía en los 5 Ds: descentralización, descarbonización, disrupción, democratización y digitalización.

    

Un alemán que elija Bangladesh para vivir y poner en marcha su negocio, no es algo que pase todos los días. ¿Cómo comenzó esta aventura?

Mi motivación consistía en que en Bangladesh hay cerca de cinco millones de sistemas solares domésticos para autoconsumo, lo que representa un universo de 25 millones de personas cuya fuente principal de energía es el sol. Y esto es único en el mundo. No hay ningún país con este grado de expansión en sistemas solares. Esta solución ayuda principalmente a combatir el problema de la pobreza. Las personas que no disponen de acceso a la electricidad eligen la solar como su fuente de energía, ya que es la mejor opción que tienen. Esta es una realidad muy distinta a la del mundo occidental, que dispone de muchas otras opciones. Aquí se discute el alcance económico de la energía solar, porque aún no existen otras redes.

Por eso, quedé muy impresionado con estas cifras y fui a Bangladesh, en calidad de estudiante, para aprender cómo funcionaba el sistema. Hice mi postgrado en microenergía, y descubrí una serie de cosas que para mí fueron decisivas para cambiar las reglas del juego. 
 

Mientras tanto, se ponía en marcha SOLshare. ¿Cómo funciona su negocio?

Una de las cosas que descubrimos fue que la gente paga un precio de electricidad enorme por KW/hora. Claro que compran pequeñas cantidades, pero pagan un precio demasiado alto. La segunda cosa que descubrimos fue que había una fuerte capacidad de acceso a esta fuente de energía proveniente del sol. Basta con dos horas en la tarde, con el sol brillando, para que la batería se cargue completamente. ¿Y qué pasa después? La energía se pierde. Por lo tanto, la gente paga una gran suma por KW/h, mientras miles de KW son desperdiciados todos los días. Lo que SOLshare intentó averiguar fue cómo se podía construir una plataforma en la que fuera posible interconectar todos los sistemas de producción de energía para explotar estos recursos perdidos.

¿De qué forma SOLshare se beneficia con este sistema?

Este sistema está completamente basado en un enfoque de economía compartida, como un Airbnb o un Uber, que consiste en utilizar un recurso, en nuestro caso, un sistema solar doméstico, y encontrar la forma de llevarlo a más personas. A cambio, cobramos una tasa por cada KW/h compartido entre vecinos. Es nuestra fuente de ingresos.

¿Podemos afirmar que, al mismo tiempo, SOLshare contribuye al desarrollo económico y social de Bangladesh?

Lo que yo diría es que la gente está muy limitada en cuanto al acceso a la electricidad. Cuando SOLSHARE aparece en sus localidades, con esta oferta, podría significar que las personas tengan acceso a la electricidad por primera vez. Y la electricidad hace posibles miles de cosas. Si lo piensa un poco, todo lo que hacemos durante un día, de alguna forma, depende de la electricidad. Todo el desarrollo de una comunidad se resume a factores como ¿hay electricidad suficiente? ¿Hay acceso a ésta? ¿Cómo se puede tener una actividad económica si no hay acceso a la electricidad? Si pensamos bien, todo el mundo tiene un teléfono celular. Pero si no tenemos acceso a la electricidad, ¿cómo lo recargamos?

EDP Ventures ha invertido en su negocio. ¿Cuál es la importancia de estas inversiones?

En primer lugar, EDP se comprometió seriamente con la iniciativa en el ámbito de la energía sostenible SEforALL (Sustainable Energy for All). António Mexia, el CEO de EDP, es también el presidente de esta iniciativa. EDP es una de las compañías con proyectos en África, que es otra de las regiones a donde llegaremos en el futuro. Y nos sentimos muy motivados gracias al apoyo que nos ha brindado EDP en Free Electrons. Creemos que el enfoque que tenemos en Bangladesh se convertirá en una cuestión importante dentro de cinco años también aquí en Portugal. Si tenemos planes de tener más sistemas solares en las terrazas, en el futuro la pregunta será: con mi propio sistema solar, ¿por qué necesito una gran compañía para que me suministre energía? ¿Por qué no comparto esa energía con mi vecino y con mi comunidad? EDP ya se ha dado cuenta de ello y está tratando de encontrar cuál es el papel que debe asumir en esta nueva realidad. Además, SOLSPARE es un buen ejemplo de lo que ocurre hoy; hemos combatido un grave problema de escasez de energía, pero ya estamos preparando el mercado para el futuro.
 

 

¿La victoria en Free Electrons representó una nueva fase en la vida de SOLshare?

Definitivamente. Llegamos al Free Electrons y dijimos: vean, SOLshare es la empresa del futuro. Pero era más que todo una frase de marketing sin ningún contenido. A través de Free Electrons demostramos efectivamente cuánta verdad existía en esa frase. La forma en que negociamos con la electricidad en Bangladesh tiene un enorme potencial y nos hizo preguntarnos, ¿cómo podríamos interconectar sistemas solares en el resto del mundo, aprender a encontrar los mejores algoritmos para hacer más eficaz el sistema y seguir siendo capaces de resolver el problema de la pobreza energética? Mientras resolvíamos este problema, nos encontramos con esta gran innovación sobre compartir la energía entre pares, y que, en consecuencia, podrá ampliarse. Free Electrons nos ayudó a desarrollar este potencial.

En el transcurso de Free Electrons, tuve la oportunidad de ir a varias partes del mundo. ¿Cómo fue esta experiencia?

Empezamos la competición en el bootcamp que se celebra en Lisboa, después fuimos a Melbourne y Sydney, en Australia, y luego fuimos a San Francisco en los Estados Unidos. Cuando Free Electrons se terminó en Berlín, ya habíamos aprendido un poco más en cada módulo. Y con cada módulo íbamos convenciendo a más empresas de servicios públicos de que SOLshare tenía realmente algo que ofrecer, a pesar de estar trabajando en un área a la que no tienen acceso. Por definición, nuestros clientes se encuentran en áreas donde las empresas de servicios públicos no actúan. Es más, nosotros estamos en un país desconocido para la mayoría de las empresas de servicios públicos.

El sector de la energía está en camino hacia una nueva era. En su opinión, ¿cómo será la empresa de servicios públicos del futuro?

El futuro de la energía será fuertemente descentralizado, lo que significa que una fuente de abastecimiento no se construirá en un área en la que nadie necesita energía, sino en el lugar donde también se utilizará esa energía, con un acceso más democratizado. El futuro será descarbonizado, lo que nos lleva, en nuestro caso, a la energía solar. Y será digitalizado. Lo que es fascinante es que ya combinamos los 5 Ds en Bangladesh. Ya somos una especie de "utility 2.0". Creo que este es un buen ejemplo del futuro. Cómo se ha logrado revertir el ciclo de la innovación, a través de la construcción de algo nuevo en las zonas rurales de Bangladesh, que es tan innovador y disruptivo.