Évora Inovcity

Una nueva manera de concebir la producción y distribución de electricidad. Esta es la historia de InovCity.

En pleno siglo XXI, el mundo busca nuevas formas de reducir el consumo energético. Pero, en Alentejo, una ciudad histórica descubrió el secreto contra el desperdicio de energía.

Las ruinas del Templo de Diana continúan presenciando el paso de los siglos, la Universidad dando la bienvenida a las nuevas generaciones y el Acueducto de Água de Prata marcando el paisaje con su imponente tamaño. Pero, en esta ciudad, cuyo centro histórico es Património Mundial de la UNESCO, algo ha cambiado.

De los hogares a los establecimientos comerciales y edificios públicos, el consumo eléctrico por estimación es cosa del pasado. Aquí, cualquier ciudadano puede saber con exactitud y en tiempo real cuánta energía consume. He aquí Évora, la primera ciudad inteligente de Portugal.

Las ciudades inteligentes se caracterizan por el uso de redes eléctricas inteligentes, en el que la tecnología digital permite resolver los problemas de las redes tradicionales, con ventajas en diferentes niveles.

 

En el hogar

El consumidor sabe con exactitud cuándo, cómo y dónde gasta energía durante todo el día y puede:

  • programar los electrodomésticos para que funcionen en los períodos más convenientes.
  • gestionar consumos en tiempo real, minimizando los costes.
  • disfrutar de nuevos servicios y planes de precios adaptados a sus perfiles de consumo.
  • recurrir a soluciones integradas de domótica para interactuar con dispositivos de consumo doméstico.
  • activar de forma remota servicios como cambios de tarifas y de potencia.
  • producir energía en casa, para uso propio o para la venta a la red, mediante la instalación de paneles solares fotovoltaicos o pequeñas turbinas eólicas.
  • realizar una gestión de la energía eléctrica más eficiente, mediante la consulta en línea
    del balance entre lo que consume y lo que produce.

"Soy microproductor desde hace 4 años. Fue una microproducción perfectamente estudiada, tanto en la selección de paneles solares como en la potencia instalada. Actualmente, lo que produzco es prácticamente lo mismo que lo que consumo".

Microproductor de Évora

En la empresa

Las redes inteligentes potencian:

  • proyectos industriales y centros de competencias creadores de empleo y de exportación.
  • proyectos de investigación científica en colaboración con el medio académico.
  • herramientas innovadoras que permiten a las empresas un control extremadamente detallado y fiable de sus consumos de energía.
  • el ajuste del consumo de energía eléctrica para la actividad empresarial, que puede resultar en mayores niveles de eficiencia y en la reducción de consumos.
  • la oferta de más y mejores productos y servicios por parte de las empresas de servicios energéticos.

"Conseguimos identificar los picos de energía y así podemos corregir algunas situaciones. Por ejemplo, podemos apagar de forma remota las salas del museo que no se están utilizando. El ahorro general anda alrededor del 12%".

Responsable del Museo de Évora

En los espacios públicos

¿Qué cambia en los espacios publicos?

  • sustitución de la iluminación tradicional por la tecnología LED, para una reducción del 40% al 50% en el consumo de energía eléctrica.
  • ajuste de la iluminación en función de las condiciones naturales de luminosidad: con el atardecer, la iluminación se activa y aumenta gradualmente de intensidad, evitando así consumo innecesario.
  • disminución de la intensidad luminosa entre las 2:00 y las 5:00, manteniendo las condiciones mínimas de seguridad.
  • adopción de sistemas de control dinámicos, que gestionan el flujo luminoso en función de la presencia de vehículos o humana, del estado de la iluminación ambiental y de las condiciones ambientales.
  • la tecnología LED también se utiliza en los semáforos de gestión de tráfico, permitiendo un ahorro de energía de alrededor del 80% frente a las lámparas incandescentes.

Proyecto Inovcity

Con el fin de transformar las ciudades en espacios innovadores e inteligentes, el proyecto InovCity fue lanzado en la localidad alentejana por la EDP Distribución, en el año 2010, con el apoyo de la EDP Innovación, Lógica, Inesc Oporto, Efacec, Janz y Contar.

Évora fue, así, la primera metrópolis ibérica que puso a prueba una nueva forma de concebir la distribución y producción de electricidad. El primer paso se centraba en la automatización de la gestión de las redes eléctricas, con el fin de reducir los costes de operación, promover la eficiencia energética y la sostenibilidad del medio ambiente.

Pero el inicio de la historia de Évora, la primera ciudad inteligente, se remonta al 2007, año en el que EDP inició el desarrollo de un proyecto pionero a nivel europeo, que revoluciona las redes y su forma de interacción con los consumidores: InovGrid.

El objetivo de InovGrid está orientado a un sistema eléctrico de distribución inteligente, centrado en la telegestión de la energía.

¿Por qué Évora?

Aires de Messias, responsable de EDP Distribuição por el proyecto explica la elección de esta ciudad:

"Buscamos identificar municipios en los que se pudiese controlar el proyecto desde el inicio hasta el final. Una definición administrativa que se pudiese adaptar a este marco concreto. Por otra parte, tenía que ser algo que tuviese un cierto desarrollo de alto nivel de las comunidades locales.Teniendo, por ejemplo, universidades, buenos interlocutores de los medios locales, ... Évora cuenta con eso. Por otra parte, tenía que ser un municipio que tuviese un enfoque muy alineado con el que tiene EDP.

Y, por último, tenía que ser una ciudad donde en ese momento empezaran a aparecer coches eléctricos, una ciudad que formara parte del conjunto de ciudades piloto donde también se instalaría este proyecto del coche eléctrico.

El proyecto tuvo un gran impacto en la universidad de Évora y en la comunidad local en cuanto al desarrollo de proyectos y cursos en la universidad e incluso del turismo. El proyecto causó un impacto muy positivo en términos de eficiencia energética".

60%

Ahorro obtenido en el consumo de electricidad con la introducción de tecnología LED e inteligencia artificial en Évora

2011

Año en que InovCity fue seleccionado por la Comisión Europea y por la Eureletric como estudio de caso único de redes inteligentes de energía entre más de 260 proyectos

100 mil

Número de nuevas EDP Box instaladas en Évora, lo que permitió a otras tantas familias portuguesas reducir su factura energética

Después de Évora

Este proyecto se consideró una renovación tecnológica y se convirtió en una referencia mundial por su capacidad de operación de la red de distribución, soportada en una infraestructura que responde a las necesidades derivadas de la eficiencia energética, la telegestión, la producción distribuida y la microgeneración.

El Proyecto InovGrid nació como iniciativa empresarial en el Programa Distribución 2010. En la fase inicial se estructuró como un proyecto de I+D, en el marco del QREN, donde EDP Distribución formó un consorcio con varios socios para llevar a cabo su desarrollo. La implementación de la solución base avanzó por fases: preinstalación entre 2009 y 2010 en varios puntos del país para validaciones tecnológicas y de procesos, seguida de la instalación masiva en Évora en 2010 y 2011.

Évora Inocity, fue la primera ciudad en integrar todas las dimensiones de este proyecto, al evaluar el impacto de InovGrid, especialmente en lo que se refiere a los beneficios para el consumidor y las operaciones sobre la red. Al mismo tiempo, permitió a EDP ganar experiencia para el despliegue futuro.

Tras el éxito del proyecto en la ciudad alentejana, se seleccionaron siete nuevas ubicaciones con diferentes características. Guimarães, S. João da Madeira, Lamego, Marinha Grande, Batalha, Alcochete y las islas de Faro y Olhão fueron las ciudades seleccionadas para instalar este sistema eléctrico de distribución inteligente.

El proyecto también ha llegado a España y Brasil. En el año 2011, el proyecto InovGrid convirtió a Aparecida en la primera ciudad del Estado de São Paulo dotada con una red inteligente de energía. El proyecto piloto preveía la prueba de viabilidad de un conjunto de tecnologías que permiten una mayor eficiencia y calidad en la prestación de servicios al cliente, tales como la medición inteligente, iluminación pública eficiente, microproducción con fuentes renovables de energía, movilidad eléctrica y acciones de eficiencia energética.