historias

Haga este ejercicio: ¿se imagina cómo es vivir sin electricidad? Sin celular, computadora ni televisión. Sin refrigeradora ni lavadora. Por las noches, las calles no tienen luz y en casa, solo puede contar con la luz trémula de las velas o las lámparas a gas, petróleo o aceite. ¿Realmente se lo puede imaginar? Porque solo entonces podemos comenzar a darnos cuenta de lo que significa presionar un interruptor para encender una bombilla por primera vez.

Podríamos recurrir a imágenes y archivos antiguos para contar la historia de la electrificación en Portugal, pero sabemos que la memoria de quienes la vivieron puede ser un recurso mucho más valioso. Escuchamos las historias de cuatro personas que trabajaron en la industria energética nacional, antes y después del 25 de abril de 1974 y dejamos su testimonio en los siguientes párrafos.

"La cocina estaba construida junto a la chimenea, que se encendía por la mañana y duraba hasta la noche. También había algunas estufas de petróleo. Se necesitaba echar gasolina porque no había suministro de gas en ese momento. Nuestra relación con el mundo exterior se logró debido a un radio que era relativamente avanzado, a válvulas y era así. Se estudiaba durante el día, porque por las noches se utilizaban las luces de las velas o las lámparas a petróleo o acetileno que nosotros fabricábamos."

Mário Perdigão
Ex-diretor de Proyectos Internacionales de EDP Produção

La Ciudadela de Cascais como escenario de estreno  

La historia de la electrificación de Portugal tuvo muchos avances y retrocesos, pero comienza en el siglo XIX. 

Cuando pensamos en el proceso de electrificación del país, pensamos rápidamente en la iluminación dentro de la casa, pero el primer paso se dio en la calle, con el alumbrado público.

El año en que los diputados republicanos se eligieron por primera vez en la Asamblea portuguesa (1878), también fue el año en que tuvo lugar la primera experiencia eléctrica de la que hay noticias: el 28 de septiembre, en celebración del 15.º aniversario del príncipe D. Carlos, se encendieron lámparas en el paseo marítimo de la Ciudadela de Cascais. Estas se ofrecieron por la Cámara de Lisboa y se utilizaron nuevamente al mes siguiente en la zona de Chiado.

Este evento real fue el comienzo de la electrificación de Portugal y los portugueses quedaron encantados con la noticia. En Lisboa, se hicieron excursiones familiares para ver las lámparas que funcionaban con electricidad y que ya no dejaban un olor desagradable en el aire, ilustrado en las siguientes imágenes proporcionads por Hemeroteca Municipal de Lisboa.

La fascinación por la luz fue enorme, pero el proceso fue lento

Fue en su oficina, en Lisboa, donde hablamos con Francisco Sánchez sobre la historia de la electrificación del país. Se preparó para nuestra conversación al recopilar algunos hechos históricos que ya no parecían estar en la memoria y nos ayudó a desentrañar la historia de la producción y distribución de electricidad como una serie de iniciativas, a veces de instituciones privadas y a veces públicas.

Después de la pompa de encender las primeras lámparas en Cascais, la fascinación por la electricidad siguió creciendo y, a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, aparecen las primeras empresas de producción y distribución de energía eléctrica: 

  • 1891: Companhias Reunidas Gás e Eletricidade (CRGE);
  • 1903: construcción de la Central de Boavista;
  • 1908: Central del Duero;
  • 1909: construcción de la Central del Desterro;
  • 1914: Central del Tajo;
  • 1919: Unión Elétrica Portuguesa.

Francisco Sánchez explica que después de construir varias centrales pequeñas en Lisboa, se comenzó la construcción de la Central del Tajo. Se comenzó a construir a comienzos de la Primera Guerra Mundial y creció sucesivamente hasta suministrar energía a los municipios alrededor de Lisboa.

Sin embargo, el desarrollo económico y social del país no permitía el crecimiento del sector eléctrico, aunque se afianzó el debate sobre la producción hidroeléctrica. El alumbrado a gas duró en las calles de Lisboa hasta 1965, cuando los últimos alumbrados a gas fueron reemplazados por alumbrados eléctricos en Bairro Alto y Santa Catarina.

"En ese momento, el alumbrado público era un aspecto muy importante, ya que simplemente había muchas poblaciones sin iluminación. Más tarde, el uso real (de la electricidad) en Portugal comenzó por pequeñas industrias que necesitaban de energía eléctrica, que compraban sus propios generadores y tenían energía adicional, más de la que necesitaban."

Francisco Sanchez
Ex-Presidente del Consejo de Administración de EDP y de Fundação EDP

Fuera de la Segunda Guerra Mundial Dentro del avance de la electricidad

Retrocedemos hasta 1944. El 6 de junio, en el Día D, los aliados invaden Normandía para liberar a Francia de la Alemania nazi. Estábamos bajo el régimen del Estado Nuevo en Portugal y el gobierno de António de Oliveira Salazar se había declarado neutral. Este fue el año en que el Estado portugués estableció como prioridad el desarrollo de las centrales hidroeléctricas, con la Ley de Electrificación.

A pesar de no haber vivido esta época, Mário Perdigão conoce bien esta parte de la historia. "Mi vida y la de mis familiares más cercanos resultó ser moldeada por lo que se llamó la Ley de Electricidad, que fue elaborada por el profesor e ingeniero, Ferreira Dias (...) Dictó cómo el país debería pasar a otra fase sobre el tema de la electricidad, tanto en producción como en distribución".

Poco después, se constituyeron las sociedades Hidroeléctrica de Zêzere e Hidroeléctrica de Cávado. En 1947, se crea la Companhia Nacional de Electricidade (CNE). Por tanto, Portugal vivía prácticamente de las energías renovables y nuevamente avanzamos hacia eso. La historia tiene estas trayectorias, nos dice al sonreír Francisco Sanchéz.

Una nueva identidad social: los «barragistas»

Mário Perdigão se unió a EDP en 1979, pero su vida en el sector energético comenzó mucho antes. Se recuerda bien de sus días de infancia en los talleres de los centros de producción, donde trabajaba su padre. Tenía cinco hermanos y, desde pequeño, mostró interés por los estudios. Como en los talleres solo tenían escuela primaria, su trayectoria de estudiante se fue a Oporto. «En vacaciones, me la pasaba en casa de mis padres, en el taller o en la zona donde vivían». 

Como podemos imaginar, las construcciones de las grandes centrales hidroeléctricas implicaban la participación de miles de trabajadores y un buen par de años para completarlas. Esta multitud de trabajadores migrantes, que construyeron represas en Portugal, dieron origen a una identidad propia: los «barragistas». El barrio de Barrocal del Duero, que surgió para apoyar el aprovechamiento hidroeléctrico de Picote, es un hito en la historia de estos barragistas. En los años cincuenta, la construcción de presas formó parte del marco de industrialización del país y siempre significó desarrollo económico y social para las diferentes regiones.

En menos de una década, la producción de energía llegó a representar casi el triple de la de 1950 y se confirmó el predominio de la energía hidroeléctrica sobre la energía térmica. Y el consumo de energía no dejó de crecer. Diversas industrias, cámaras municipales y ciudadanos comenzaron a depender de la electricidad. Por eso, en las siguientes décadas, vimos la introducción de grandes unidades térmicas de quema de carbón y fuel (Tapada do Outeiro y Carregado). 

A pesar de haber pasado su infancia en los talleres de los centros de producción, Mário Perdigão eligió hacer carrera en energía térmica. La termoelectricidad es el último recurso. Las centrales termoeléctricas son el último recurso si no hay agua en las presas y si no hay capacidad de interconexión para traer electricidad de España a Portugal. Se necesita mantener las centrales termoeléctricas para que este recurso esté disponible cuando otras fuentes de energía primaria no puedan abastecer al país, explica. 

Durante los años noventa, la energía termoeléctrica representaba una gran parte de la producción total de energía en Portugal, alrededor del 70 %.

De un país libre a un mercado liberalizado 

En las décadas de 1950 y 1960, el panorama de la energía eléctrica en Portugal cambió para que la «magia» de la bombilla y del interruptor llegara a todos. 

Años cincuenta

El Estado aplicó una política de planificación para el apoyo económico a la electrificación. A través de coparticipaciones, a los que podían recurrir los municipios, las federaciones de los municipios y los concesionarios privados, se construyeron pequeñas centrales térmicas, redes de transporte y distribución de energía y pequeñas redes de distribución rural y urbana.

Años sesenta

El consumo de energía eléctrica siguió en aumento, lo que llevó a la necesidad de consolidar las infraestructuras, actualizar el inventario de los recursos nacionales de producción hídrica y térmica y definir su aprovechamiento. Aunque parecía que finalmente Portugal estaba a punto de terminar la electrificación total del país en 1966, todavía había muchas parroquias donde no llegaba la electricidad. Se necesitó que el Gobierno ampliara el apoyo a la electrificación rural. 

A finales de los años sesenta, el Estado determinó la fusión de las empresas concesionarias de aprovechamientos hidroeléctricos, de emprendimientos termoeléctricos y de transporte de energía. Esta concesión global y unificada se atribuyó a la Companhia Portuguesa de Eletricidade (CPE). Se convirtió en la empresa más grande del sector en Portugal al ser responsable por el 95 % de la energía eléctrica producida en el país. Dejó de existir cuando se fundó EDP en 1976. 

Años setenta y la electrificación rural 

A mediados de los años setenta, el sector eléctrico pasó a una nueva fase: la nacionalización. El conflicto social y político predominó en el país después del 25 de abril de 1974.

EDP se fundó en 1976 y heredó un complejo escenario de desequilibrio en la electrificación de todo el territorio. La distribución de energía eléctrica se concentró en los grandes centros urbanos, lo que significaba que parte del país todavía estaba oscuro. Además, se necesitaba aumentar la capacidad de las unidades de generación eléctrica.

A medida que la energía eléctrica se vuelve indispensable para varios usos, el consumo aumenta cada vez más y se necesita crear estabilidad. Portugal se enfrentó a la precariedad industrial, la falta de organización del sector eléctrico y las inesperadas crisis del petróleo. Estos no son factores favorables para el desarrollo de la empresa pública, pero EDP tenía tres objetivos principales:

  • Electrificación total del territorio;
  • Mejora de la calidad de los servicios prestados;
  • Unificación de las tarifas.

Francisco Sanchéz se recuerda bien de aquellos años. Después de todo, siguió la evolución del sector eléctrico antes y después de la Revolución de los Claveles. En ese momento, se conocieron dos operaciones principales en la jerga de la empresa: la Operación Trás-os-Montes y la Operación Beira Baixa. Eran zonas particularmente oscuras y era importante atacar rápidamente. Diría que en los años noventa el problema se resolvería.

"Se necesitaba producir para cubrir todo el país. Era responsabilidad de EDP Produção, dentro de EDP, aumentar la capacidad instalada del parque eléctrico productor. Y, por tanto, se construyeron las centrales de Setúbal, luego la central de Sines y luego la de Pego. Después, esta se vendió en el proceso de privatización y apertura al mercado eléctrico", resume Mário Perdigão.

Con la vista puesta en el siglo XXI

Al entrar en los años noventa, son pocos los servicios municipales de suministro de electricidad que no están dentro del alcance de EDP. La empresa dictaba un plan de reestructuración económica y financiera y mejoraba los métodos y sistemas de gestión y adecuación de las estructuras. A finales del siglo pasado, el poder político piensa en avanzar con la privatización de EDP. Este fue un proceso que tardó varios años y finalmente sucede el 14 de febrero de 2013. 

Los nuevos retos del siglo XXI se centran en la liberalización del mercado energético, los esfuerzos de diversificación y las exigencias medioambientales con el aprovechamiento de energías alternativas. Así pasamos al aprovechamiento del gas natural, de las energías eólica, solar y de los mares.     

Fue un largo camino... ¿Hacia dónde vamos a seguir?

El futuro es renovable. Así debe ser y así lo cree Mário Perdigão. "Tiene que ser así. Por una cuestión de sostenibilidad del propio ser humano. La energía será cada vez más buscada. No es plausible que las fuentes de energía no renovables tengan capacidad, ya que las reservas de combustible son finitas y, por lo tanto, no es posible seguir apostando por el crecimiento de la producción en base a la energía termoeléctrica. Esta siempre funcionará como una reserva."

Aunque ya no está en EDP, Francisco Sánchez, ex presidente de la empresa, todavía tiene una idea clara de cómo podría ser el futuro: "EDP también es una empresa de referencia por el progreso tecnológico que ha hecho. Los retos del futuro pasarán por las 3D de la transición energética: digitalización, descarbonización y descentralización."

EDP está al tanto de los avances y retos del futuro de la energía eléctrica. Hoy es una empresa líder en el sector energético mundial y quiere seguir siendo una empresa diferenciadora, siempre enfocada en el crecimiento. Los objetivos están establecidos y siempre tendrán en cuenta la preocupación medioambiental, la innovación tecnológica, la preocupación social y, por supuesto, el cliente. Porque el ejercicio de imaginarnos sin electricidad es imposible en la actualidad.