edp news

EDP completa con éxito la operación de derribo de las chimeneas de la Central Termoeléctrica de Setúbal

Domingo 29, Marzo 2020
News

La operación tuvo lugar este domingo y forma parte de la fase de desmantelamiento de la central termoeléctrica, que cesó su actividad en 2013. Con esta demolición, EDP prepara las condiciones necesarias para llevar a cabo un nuevo proyecto sostenible.

La operación de derribo de las dos chimeneas de 200 metros de altura de la central termoeléctrica de Setúbal se concluyó con éxito a última hora de la mañana del domingo, completando así otra etapa del proceso de desmantelamiento de esta central de EDP, que fue clausurada en 2013.

Para esta operación, se colocaron unos 150-200 kg de explosivos por chimenea en 400 agujeros hechos en su base, y otros 60 kg en piscinas colocadas alrededor del lugar de caída con el fin de crear una cortina de agua para contener y minimizar el polvo ocasionado. En pocos segundos, las chimeneas cayeron de manera controlada dentro del perímetro de la planta, en un área previamente definida.

La contratación de los trabajos de desmantelamiento y demolición en curso se adjudicó a un consorcio formado por Ambigroup y Ambiservice. Para el caso concreto del derribo de las chimeneas, el consorcio recurrió a Maxam, una empresa especializada en el uso de explosivos para este tipo de actividades. El plan de derribo se preparó en colaboración con las autoridades, empresas y entidades oficiales de la región.

Crear condiciones para un proyecto sostenible

Esta demolición marca un momento simbólico para EDP, ya que refuerza la capacidad para anticiparse a las tendencias del grupo, el cual ha hecho una apuesta creciente por las energías renovables desde el 2007 a través de la descarbonización y la electrificación del consumo. Además, destaca el compromiso de la empresa con la transición energética y con la búsqueda de un futuro cada vez más sostenible.

«Con este desmantelamiento, crearemos las condiciones necesarias para permitir un espacio que pueda acoger un proyecto sostenible en el futuro, un proyecto que forme parte de la transición energética. Todavía no tenemos ninguno definido, pero nos gustaría que fuera, por ejemplo, un parque solar», explica Rui Teixeira, presidente de EDP Produção.

Esta central termoeléctrica ubicada en la península de Mitrena, en Setúbal, estuvo en funcionamiento durante más de 30 años (comenzó a desarrollar su actividad en 1978, con su primer grupo) y cerró en 2013. Desempeñó un papel fundamental en el abastecimiento del país y se convirtió en el mayor productor nacional de energía hasta la apertura de la central de Sines, ya que llegó a suministrar energía al 25 % de la población.

El proceso de desactivación de la planta comenzó en 2013, con la fase de cierre de la instalación. A partir de 2016, continuó la fase de desmantelamiento y demolición.

El derrumbe de las chimeneas forma parte de esta fase de desmantelamiento, que está previsto que se complete a principios del 2021. Después de esta fase, se llevarán a cabo actividades de recalificación ambiental en el terreno de la central.

Actualmente, la fase de desmantelamiento se ha completado en un 60 %. Esta etapa se caracteriza por promover la economía circular al recuperar, reutilizar y reciclar más del 90 % de los materiales procedentes del desmantelamiento y la demolición.

Datos principales de la operación de derrumbe

  • Participación de unas 70 personas en total, pertenecientes a EDP Produção, empresas responsables de la operación, autoridades y entidades oficiales.
  • Uso de 150-200 kg de explosivos por chimenea, así como de 60 kg en piscinas situadas alrededor del lugar de caída.
  • Perforación de 400 agujeros en la base de cada chimenea.
  • Unas 10 000 toneladas de escombros generados por el derrumbe.
  • Parte de estos residuos se utilizarán para nivelar el terreno y rellenar los huecos resultantes de las actividades de demolición de los edificios y estructuras de la planta.
  • Más del 90 % de los materiales procedentes de la demolición se recuperarán, reutilizarán y reciclarán, lo cual fomenta la economía circular.

Sobre la central

  • Fue el mayor centro nacional de producción de energía, con 1 GW de potencia instalada y cuatro grupos generadores. En funcionamiento nominal, consumía alrededor de 5280 toneladas diarias de fuel.
  • En el momento de mayor actividad, trabajaban en la central cerca de 250 empleados de EDP.
  • La planta está en proceso de desactivación, y el derribo de las chimeneas forma parte de la fase de desmantelamiento, que está previsto que se complete a principios del 2021.
  • Esta fase de desmantelamiento tiene una tasa de ejecución de alrededor del 60%.